martes, 25 de julio de 2017

María Rovira Trànsit&Cuba – Festival Grec Barcelona

Babel 2.0. Foto: Felipe Campos

Con bailarines de ambos lados del Atlántico, Barcelona y Cuba, María Rovira ha presentado en el Mercat dentro de la programación del Festival Grec, un programa en el que nos muestra alguno de sus últimos trabajos para la compañía Acosta Danza, la compañía que Carlos Acosta creó el año pasado tras retirarse como bailarín principal del Royal Ballet de Londres. Completó el programa una revisión de su emblemático ballet “El Salt de Nijinsky” y una obra de 1987 de la coreógrafa invitada, la cubana Marianela Boan, pionera de la danza moderna en Cuba.

Carolina Masjuan

María Rovira ha sido todo un referente en la escena de la danza en Cataluña, una rara avis dentro de un panorama de artistas de danza contemporánea que se han movido mayoritariamente dentro de la escena local.  Con la carrera de Clásico, de Contemporáneo y de Música y Piano y con una formación internacional que incluye Francia, Estados Unidos, Alemania o Cuba, recuerda María que empezó a bailar a los cinco años y desde entonces la Danza ha sido su ilusión diaria y su pasión.  Empezó bailando clásico pero a partir de los doce años inventaba bailes cada semana en el colegio, en la academia de Danza, con su equipo de atletismo,...   "Bailar me emocionaba, me concentraba en la vida, me involucraba emocionalmente con mis compañeros y con la humanidad" recuerda María. "Para mí la danza era una manera de vivir la vida y era la vida que yo quería vivir" afirma. 

Babel 2.0. Zeleidy Crespo y Keyvin Martínez
Foto: Xavier Carvajal
Era una época en la que la palabra coreografía no existía. Tras frecuentar una escuela de danza en su Mataró natal, a los diez años fue al Institut del Teatre convencida ya su madre de que aquello iba en serio y avalada la decisión por una monja del colegio que afirmaba que María era una artista. En el Institut por entonces casi no había nadie estudiando Danza.  A los diecisiete años se fue a Francia a estudiar Danza Contemporánea. "Era una gran época -años 80 al 84- y éste ya fue el cambio brutal. De allí me dieron una beca para estudiar con Merce Cunninham, Martha Graham y me fui a Nueva York en el 85. También me fui a estudiar en la Folwalgdhule de Essen con Pina Bausch. Allí conocí a mi gran maestro que me cambio la vida: Hans Zulling (bailarín de joven de Kurt Joss) lo encontré a los 76 años y fue uno de mis maestros más queridos hasta que se murió. Lo seguía por todo el mundo" nos explicó María. 

Su idea era crear coreografías, nunca quiso ser bailarina. "Me encanta bailar y he bailado, pero siempre sentí la necesidad de crear obras y me salía del alma desde pequeña. Me encantaba experimentar con el movimiento, me encantaba probar todas mis ideas, ¡me gustaba tanto buscar músicas especiales, trabajar con músicos y que se compusieran músicas para las piezas!" prosigue entusiasmada.

También la dramaturgia la atrajo y estudió teatro con Sanchis Sinisterra en la Sala Becket, formándose en el campo de la dramaturgia y de la interpretación, siendo la precursora de la Danza en la Sala Becket de Barcelona cuando volvió.

Babel 2.0. Alejandro Silva y Laura Treto.
Foto: Felipe Campos
"En aquel tiempo existía la Bienal de Danza Contemporánea y gané el concurso para presentar mi creación y así empezó mi compañía TRÀNSIT DANSA. Con bailarines que yo formé durante un año en Mataró y la presentación en esta Bienal internacionalizó mi compañía. Fue el año en que abrió el Mercat de les Flors y me vinieron a buscar para proponerme hacer una obra y a partir de ahí ya todo se disparó. Fuimos casi la primera compañía que era residente y estrenábamos cada año en el Mercat recuerda nostálgica.  Porque sí, se trata de ese mismo Mercat que le abrió tantas puertas y el mismo que ahora ha desestimado su proyecto de dirigirlo. 

María, tras tener que disolver Trànsit con la que realizó giras por todo el mundo y estrenó piezas muy valoradas también fuera de nuestras fronteras y que han sido representadas por otras compañías, recaló en Colombia durante casi cuatro años donde contribuyó a renovar y modernizar el Ballet Folklórico de Antioquía. Ahora ha vuelto a encontrar su lugar en Cuba. Con este país caribeño, isla de referencia en el mundo del ballet, ha tenido María una relación muy intensa e ininterrumpida. A lo largo de su trayectoria, María ha creado piezas tanto para el Ballet Nacional de Cuba como para Acosta Danza, la compañía que Carlos Acosta creó el año pasado tras retirarse como bailarín principal e icono de la danza en el Royal Ballet de Londres (su compañía se podrá ver en el Festival Castell Peralada cerrando el cartel de este año donde él mismo bailará en alguna pieza). 

Así pues, algunos de los bailarines cubanos invitados por María para el Grec, forman parte de Acosta Danza e interpretan ahora una serie de piezas coreográficas que dejan constancia de la conexión cubana de la coreógrafa del Maresme. La propia Alicia Alonso les nombró a ella y a Ramon Oller como coreógrafos de referencia del panorama catalán (lean la entrevista que concedió a Ballet y mas en Junio aquí). No es extraño que ahora, cuando ha decidido volver a trabajar en su tierra y una vez más presenta propuesta en el Mercat (esta vez dentro de la programación del Festival Grec) nos ofrezca un repertorio que incluye una pieza de una coreógrafa cubana y un elenco formado por bailarines de ambos lados del Atlántico.

Babel 2.0. Foto Xavier Carvajal
El repertorio que María presentó estuvo compuesto de cuatro ballets. El Cruce sobre el Niágara es una coreografía estrenada en 1987 por la compañía Danza Contemporánea de Cuba y que se inspira en una pieza teatral del mismo título del peruano Alonso Alegría. La firma Marianela Boan, una de las artistas más destacadas de la danza contemporánea cubana y artista invitada de Maria Rovira. Es un dúo masculino desarrollado en una diagonal de luz. Alejandro Silva y Julio León, ambos de Acosta danza, hacen gala de su dominio de la técnica en una danza lenta requiriendo gran control del cuerpo y del movimiento. María comentó: "Boan fue pionera de la danza moderna en Cuba, fundadora de la compañía DanzAbierta que ahora dirige una catalana, Susana Pous, que durante ocho años bailó conmigo en Trànsit". 'El cruce sobre el Niágara' fue una de las primeras coreografías modernas que triunfó en Cuba.

Siguió El Salt de Nijinsky pieza que Maria Rovira creó con Trànsit Dansa y que ha reelaborado con siete intérpretes cubanos. Se trata de una combinación de elementos coreográficos clásicos y contemporáneos con música original de Javier Gamazo y Marc Álvarez que toma como punto de partida una famosa fotografía del bailarín Vaslav Nijinsky, en la época en que estaba internado en un sanatorio mental, haciendo un salto espectacular cuando recibió la visita de Serge Lifar. Una indagación en los misterios de la memoria y en el significado metafórico del salto. Pieza coral con alusiones coréuticas al trabajo del gran bailarín. "Queda poco del original. He rediseñado casi toda la obra. Ahora es menos abstracta. Aparece la figura de Nijinsky y el resto de bailarines dejan entrever a todos los personajes que representó en sus obras mediante los gestos y el baile" comentó María. "He cambiado ciertas cosas de la estructura porque tengo ganas de seguir evolucionando. La obra se estrenó hace diez años. Nijinski estuvo cuatro años de gira por el mundo y yo también he estado fuera casi el mismo tiempo y he cambiado" concluyó.

El Salt de Nijinsky. Foto: Felipe Campos
Impronta es un solo femenino firmado por Maria Rovira sobre música de José Peón que se inspira en las diversas imágenes que la bailarina protagonista sugiere a la autora. Interpretado por Zeleidy Crespo, viaja desde el folclore cubano a la danza moderna, con ritmos entre tradicionales y electrónicos. El vestido con mucho vuelo contribuye a la vistosidad del movimiento.

Babbel 2.0 con música de Salvador Niebla, cerró el programa. Esta creación de María Rovira para la Acosta Danza muestra, con el lenguaje del movimiento, como, en un mundo donde estamos sobreexpuestos a la información, cada vez estamos menos comunicados. 

Se trata de una de las primeras obras que creó para Acosta Danza en la que reunió a veinticuatro intérpretes de los dos estilos de la compañía, los de clásico y los de contemporáneo. En Barcelona vimos una versión distinta para quince bailarines, todos ellos de contemporáneo, ocho de aquí y siete de Cuba. Las torres humanas que se forman al inicio y al final son momentos de gran belleza y vistosidad. El elenco de bailarines es espectacular y la coreografía es dinámica, incluyendo a una bailarina usando zapatillas de punta, reflejo quizás también de esa incomunicación que parece existir, aquí y solo aquí, entre el contemporáneo y el clásico.

María ha obtenido apoyo privado para crear una nueva compañía. Con sede en la calle Balmes de Barcelona, dispone de un espacio para clases y ensayos y aunque seguirá trabajando en ambos países, España y Cuba, poder disponer de un elenco propio afincado en su tierra la hace muy feliz. Esta nueva compañía se llama en principio CreaBarcelona (Trànsit).

Gran capacidad de convocatoria la de María que obligó a poner más entradas a la venta situando sillas adicionales en los laterales para aumentar el aforo y gran éxito en cada una de las dos funciones con el público aplaudiendo de pie entusiasmado.

Felicitaciones y ¡Mucha Mierda María! A quienes luchan por sus sueños contra viento y marea, a quienes tienen una visión global de la danza, sin límites ni fronteras, a quienes aspiran a crear belleza y a emocionar, no podemos más que desearles todo lo mejor. 

Babel 2.0. Foto: Felipe Campos


FICHA ARTÍSTICA
ARTISTA INVITADA: MARIANELA BOÁN 
EL CRUCE SOBRE EL NIÁGARA COREOGRAFIA: MARIANELA BOÁN
MÚSICA: OLIVIER MESSIAEN VESTUARI: LEANDRO SOTO IL·LUMINACIÓ: CARLOS REPILADO
INTERPRETACIÓN: ALEJANDRO SILVA I JULIO LEÓN 
EL SALT DE NIJINSKI COREOGRAFIA: MARIA ROVIRA
INTERPRETACIÓN: LAURA TRETO, LETICIA SILVA, ZELEIDYS CRESPO, ALEJANDRO SILVA, YASSER DOMÍNGUEZ, KEYVIN MARTÍNEZ I JULIO LEÓN
MÚSICA: JAVIER GAMAZO I MARC ÁLVAREZ 
IMPRONTA COREOGRAFIA: MARIA ROVIRA
MÚSICA: JOSÉ PEÓN 
BABBEL 2.0 COREOGRAFIA: MARIA ROVIRA MÚSICA: SALVADOR NIEBLA DISSENY DEL VESTUARI: MARÍA VICTORIA CRETENZE QUARTINO I VLADIMIR CUENCA DISSENY DE LA IL·LUMINACIÓ: PEDRO BENÍTEZ
INTERPRETACIÓN: LAURA TRETO, LETICIA SILVA, ZELEIDYS CRESPO, AINA GARGALLO SÁNCHEZ, JOSIANNE ERIN FLEMING, VIRGINIA GIMENO FOLGADO, BORJA FERNÁNDEZ VILAPLANA, ALEJANDRO SILVA, YASSER DOMÍNGUEZ, KEYVIN MARTÍNEZ, JULIO LEÓN, CRISTIAN PÉREZ FARIELLO, KAILEN LEWIS, JESÚS BENZAL MONTES I ABEL HERNÁNDEZ GONZÁLEZ
FOTOGRAFIA: JOSÉ V. Y JORGE V. GABILONDO
Una coproducción del Grec 2017 Festival de Barcelona y Maydab Performance SL. Con la colaboración de CREA.



lunes, 24 de julio de 2017

Ibstage Stars Galas – Gran Teatre del Liceu

Alicia Amatriaín y Martí Fernández Paixà.
Foto: Josep Guindo

Organizada por Leo Sorribes y Elías García, creadores de Ibstage y del futuro Ballet de Catalunya (BNC), el pasado 22 de Julio tuvo lugar una Gala de estrellas reuniendo a algunos de los mejores bailarines de las más importantes compañías europeas y alguna americana e incluyendo dos futuras bailarinas ya seleccionadas con contrato de aprendices para formar parte de la nueva compañía: Alexandra Urcía y Rossana Morelli. Alicia Amatriaín, Martí Fernández Paixà y Gonzalo García fueron las tres estrellas españolas del impresionante elenco.

Carolina Masjuan

Como entremés «delicatessen» a la edición 2017 de Ibstage que tras las tres semanas de cursos, clases y ensayos, finalizará el 1 y 2 de Setiembre con las Galas de estrellas compartiendo escenario con los jóvenes participantes del curso, este mes de Julio se han ofrecido dos funciones de una Gala que nos va a ser muy difícil olvidar, tanto por el altísimo nivel de los bailarines -difícil quedarse con una pareja porque todos eran de una calidad excepcional- como por un programa rico y variado, inteligentemente diseñado para complacer al público más exigente. 

Lauren Cuthbertson y Vadim Muntagirov.
Foto: Josep Guindo
Un repertorio escogido muy cuidadosamente por el propio Leo Sorribes, para reflejar el estilo al cual aspira el BNC, que incluya clásico, neoclásico y contemporáneo, pero velando porque todos los estilos sean ofrecidos al más alto nivel, tanto en cuanto a la interpretación, como a la selección de los coreógrafos. Por suerte se trata de una dirección a la altura, con mucha experiencia, conocimiento y criterio -que no se engañen los gurús locales que van haciendo declaraciones que no hacen más que ponerles en evidencia- El equipo Ibstage/BNC, son profesionales que saben perfectamente en qué debe consistir y de qué debe disponer una compañía hoy en día: un elenco y un repertorio versátil pero de mucha calidad, para abarcar a cuanto más público mejor.

Abrieron la Gala los queridos y admirados bailarines principales del Royal Ballet, Lauren Cuthberston y Vadim Muntagirov, ambos fieles a Ibstage desde hace ya unas temporadas y por tanto ya conocidos, y queridos, por el público catalán. Empezaron con Sylvia de Sir Frederik Ashton, coreógrafo de referencia de la compañía inglesa y poco visto por aquí. Elegantes y perfectos con un dominio espectacular tanto de la técnica como del estilo, sencillamente nos encantaron.

Lauren, ya en la segunda parte y teniendo como partenaire al espectacular bailarín solista del Royal, Eric Underwood, nos mostró la versatilidad requerida hoy en día en cualquier bailarín de alto nivel que se precie, exigida además por todas y cada una de las compañías clásicas, compañías que son nuestra envidia, digámoslo claro, pero que tenemos la esperanza de que pronto nuestra suerte cambie. ¡Así sea ! Pero no nos desviemos. Lo que Lauren y Eric bailaron fue un fragmento del espectacular ballet Chroma, que Wayne McGregor, coreógrafo residente del Royal, creó para la compañía inglesa hace unos pocos años. Magnífico fragmento de un estilo contemporáneo, vistoso y sumamente exigente que hizo subir la adrenalina entre la audiencia.

Lauren Cuthbertson Y Eric Underwood.
Foto: Josep Guindo

Vadim por su parte nos volvió a entusiasmar en Flammes de Paris. ¡Qué bailarín ! Diga lo que diga, seguro que me repito, porque confieso que siento debilidad por su elegancia, su altísima técnica puesta siempre al servicio del arte, nunca en busca de un exhibicionismo gratuito. Y ahora Vadim bailó con la deliciosa Rebecca Storani, ganadora del premio «On Stage With a Principal Dancer» de la edición 2014 de Ibstage, que le brindó la posibilidad de compartir escena al año siguiente con una estrella y participar en la Gala final en un paso a dos con algún bailarín consagrado. Pues bien ese bailarín fue Vadim y el paso a dos no fue otro que este mismo Flammes de París, pero que ahora bailó ya como bailarina profesional del Ballet Nacional de Portugal. Un placer re-encontrarla y constatar los frutos que ha ido dando Ibstage a lo largo de estos años. Rebecca defendió con mucha solvencia la dificilísima variación de este paso a dos, marcándose unas pirouettes y unos fouettés de vértigo. ¡Adelante muchacha tienes un brillante futuro!

Liudmila Konovalova y Mijhail Sosnovschi.
Foto: Josep Guindo
A la pareja formada por Kristina Saphram y Timur Askerov bailarines principales del Mariinsky y también él ya conocido nuestro, les correspondió el emotivo paso a dos de Romeo y Julieta que ellos bailaron en la versión de Leonid Lavrovsky que es la que tiene en repertorio la prestigiosa compañía de San Petesburgo y que por aquí no conocemos tanto. Una delicia de paso a dos por unos bailarines impresionantes, sumamente compenetrados.

Del Ballet de la Ópera de Viena llegaron Liudmila Konovalova y Mihail Sosnovschi, Bailarina Principal ella y Bailarín Solista él. Su variación del Corsario no fue la típica del paso a tres de Medora, Conrad y Alí, si no la del “Pas d’Esclave” cuando Lankedem vende a la odalisca, Gulnara, con la difícil variación femenina. Virtuosismo y elegancia a raudales por parte de ambos bailarines.

Penumbra, una coreógrafía de corte neoclásico, firmada por Remy Wörtmeyer, emocionó a la audiencia por su belleza y la sublime interpretación que nos ofrecieron los Primeros Bailarines del HET National Ballet, Anna Ol y Semyon Velichko. Una auténtica delicia en una pieza que fue un descubrimiento para todos bajo música de Rachmaninov.

Y ¿quién mejor para bailar Balanchine que dos bailarines del New York City Ballet? El delicioso, virtuoso y clásico paso a dos, ideal además para una Gala, Tchaikovsky Pas de Deux, nos llegó de parte de los principales de la compañía americana, el zaragozano Gonzalo García y la encantadora Ashley Bouder. Se trató de la versión con estilo renovado por el NYCB, una delicia que degustamos con sumo placer.

Ashley Bouder y Gonzalo García. Foto: Josep Guindo

El segundo Petipa de la noche fue «Carnaval de Venecia» no tan conocido y en cambio muy bonito, sobretodo bailado por unos sensacionales bailarines como Viktorina Kapitonova, Primera Bailarina del Ballet de Zurich y Dinu Tamazlacaru también Primer bailarín pero del Ballet de la Ópera de Berlín. Ambos espectaculares, tanto de técnica como de presencia escénica. Como anécdota contar que Viktorina ha sido mamá recientemente y viaja con su marido y su pequeño y precioso bebé al que aún está alimentando. Nuestra total admiración y respeto.

Rebecca Storani y Vadim Muntagirov.
Foto: Josep Guindo
Uno de los momento álgidos de la noche llegó con «Lightness in Spirit» estreno mundial, creado especialmente para esta Gala de Ibstage por la bailarina Solista del Ballet de Stuttgart, Katarzyna Kozielska e interpretado por la indiscutible estrella de la compañía alemana, la vasca, Bailarina Principal, Alicia Amatriaín, acompañada por el joven bailarín de Reus, Martí Fernández Paixà, Bailarín Solista en Stuttgart. Espectacular trabajo el de esta coreógrafa que en los cuerpos y con el arte de los dos bailarines españoles, tuvo su mejor encarnación. La música de Bill Evans “Peace Piece”  sirvió de marco para que ambos bailarines nos permitieran apreciar la belleza de su movimiento en un lenguaje rico, con momentos sublimes. Gran ovación prueba de que el público supo apreciarlo.

Y el fin de fiesta vino dado por el tercer Petipa de la noche y paso a dos que no falla como colofón de Gala: Don Quijote. Pero éste fue un Paso a dos con sorpresa ya que incluyó dos variaciones para bailarina, del mismo ballet, incluidas aquí para presentarnos a Alexandra Urcía y Rossana Morelli como futuras integrantes del BNC Ballet con un contrato de “aprendices” en la compañía cuyos cimientos se van construyendo estos meses. El paso a dos propiamente dicho fue bailado con gran virtuosismo por Saryal Afanasev y Anastasia Limenko ambos Bailarines Principales del Stanislavsky Ballet. Los seguros portés de él junto con los equilibrios de ella, sus giros rápidos y la solidez de sus puntas clausuraron una Gala que todos vivimos son entusiasmo y emoción.

Viktorina Kapitonova y Dinu Tamazlacaru.
Foto: Josep Guindo

¿Cómo lo consiguen? ¿Cuál es el secreto de su poder de convocatoria? ¿Cómo estos artistas de tan alto nivel, no dudan en hacer importantes sacrificios cuando les llaman Leo y Elías? Misterios por resolver, pero en todo caso nosotros encantados de que una y otra vez, nos vayan ofreciendo estas exquisiteces para nuestros paladares cada vez más exigentes. Sin olvidar que además las Galas se pueden seguir en streaming en directo y de forma gratuita desde cualquier rincón gracias al gran trabajo realizado por Carmen Tanaka y María Urcia. A destacar que en esta ocasión el Balanchine Trust ha hecho una excepción y ha concedido a Ibstage los permisos para la difusión, algo que ya está también garantizado para la retransmisión de las Galas de Septiembre para Stripes and Star, incluida en el programa.

Anna Ol y Semyon Velichko. Foto: Josep Guindo
Y no hay que olvidar a la “otra mitad” de Ibstage, Xiomara Reyes y Rinat Imaev, que en esta ocasión no pudieron estar presentes por estar dirigiendo la Summer School de la Washington Ballet School de la cual Xiomara es la directora y sin olvidar tampoco el gran trabajo de producción liderado por el que fue bailarín de la compañía del Gran Teatre del Liceu (sí hay tradición en Cataluña y está muy activa aún) Xavier Bagá, vinculado a Ibstage desde su inicio en Barcelona. 

Todo el protagonismo fue dado a los artistas participantes. Nadie de la organización salió a saludar puesto que no toda la dirección estaba presente. Un detalle no menos importante que da una idea del espíritu de equipo que existe y que se refleja en la “marca” Ibstage. ¡Chapeau!

Alicia y Martí, habían llegado tarde la noche anterior y les recogían a las cuatro de la madrugada del día siguiente porque según nos comentó la propia Alicia, tenían que estar pronto en el teatro ya que Martí sería Mercutio y ella Julieta esa misma tarde. Pero la satisfacción de bailar en casa, de hacerlo en el Liceu y en una Gala organizada por Leo Sorribes y Elías García, unos nombres que cada vez tiene más peso en el panorama internacional, bien valía el sacrificio. Les habíamos entrevistado un poco antes de la Gala (entrevista aquí) y tanto ellos como nosotros estábamos ansiosos de que llegara el momento de verles bailar en Barcelona. Nuestro deseo es también volver a Stuttgart para esta vez disfrutar de ambos en escena, en su teatro y en un ballet completo. Un Oneguin por ejemplo no estaría nada mal… ¡ojala!

Saryal Afanasef y Anastasia Limenko. Foto Josep Guindo
Por otro lado ahora nos espera Ibstage, disfrutar de clases con algunos de los mejores profesores del mundo, observar el talento de jóvenes llenos de ilusión, llegados también de todos los rincones del planeta y disfrutar de dos Galas, esta vez en el emblemático Teatre Grec de Barcelona que ya están anunciadas y prometen emocionar y entusiamar a partes iguales, consulten programa y fechas y reserven localidades aquíBailarina catalana invitada en esta edición: Alba Nadal, la bailarina de Sant Fruitós del Bages que es rara avis en el reino de Bournonville, donde casi todo el elenco está formado por bailarines daneses procedentes de la prestigiosa escuela de Copenhague. Sepan más sobre ella y su participación aquí


Y no menos importante, ir siguiendo la evolución del BNC, el Ballet que Catalunya por fin parece que va a tener. A pesar del como siempre poco apoyo de un sector de la profesión, incomprensible si no es por la triste envidia que consume a unos y la incapacidad de saber valorar lo bueno -o el miedo a reconocerlo- que embarga a otros, esta vez tiene que salir. Hay también otro sector del mundo del ballet en Barcelona que sí está por la labor y que realiza una importantísima tarea de apoyo y divulgación. Escuelas que reconocen lo que aportaría disponer de una compañía de la mano de unos directores abiertos a la participación de todos, que actuan con transparencia y que se implican en la sociedad catalana. Ya nos falló un buen proyecto, ya dejamos morir alguna iniciativa que con mucho esfuerzo se mantenía viva, que ahora no suceda lo mismo una vez más. No nos lo podemos permitir.

Kristina Saphram y Timur Askerov. Foto: Josep Guindo




sábado, 15 de julio de 2017

Catalunya 1937. Música i Dansa en temps de la República

Xavier Benaque y Nora Girbau en "La Vida Breve".
Foto: Laia Manyosa

El pasado 6 de Julio tuvo lugar un espectáculo muy especial en los “Jardinets” de Sabadell: Catalunya 1937. Música i Dansa en temps de la República. En un colorido entorno natural y con la participación, entre otros, del bailarín Xavier Benaque que encarnó al querido bailarín, maestro, coreógrafo y director del Ballet Titular del Gran Teatre del Liceu, Joan Magriñá, se trató de recuperar el espectáculo que un grupo de artistas catalanes llevaron por Europa para recaudar fondos para los refugiados del bando republicano. 

Carolina Masjuan

A principios de febrero de 1937, hace 80 años, salía de Catalunya hacia Francia, una embajada cultural y artística bajo el nombre de Cobla Barcelona, ​​con el tenor Emili Vendrell, el bailarín Joan Magriñá y el pianista Isidro Marvà. Esta expedición de artistas catalanes recorrió Francia, Bélgica, Luxemburgo y la antigua Checoslovaquia, con el objetivo de crear en Europa un clima de simpatía hacia la República y recaudar fondos a favor de los refugiados y también de las víctimas, mujeres y niños, de la guerra de España.

Xavier Benaque y Nora Girbau en "Córdoba".
Foto: Laia Manyosa
Aquella tourneé duró nueve meses y se hicieron 220 actuaciones. Xavier García y Soler, en su biografía de Joan Magrinyà, dice de aquella embajada: "Era Cataluña que a través de ellos daba una bella muestra de sus valores, de su manera de ser. Era, realmente, una buena embajada, de primera categoría... la mejor”

Uno de esos programas que hicieron entonces, es lo que se reprodujo dentro del marco del Fresc Festival Sabadell. La Cobla Mediterrània dirigida por Bernat Castillejo, el bailarín Xavier Benaque, el tenor Ezequiel Casamada y la pianista Nora Girbau, retomaron el rol de sus ilustres predecesores en un concierto único y evocador. Un concierto recuperado por Tomás Manyosa, ex bailarín del Ballet Titular del Gran teatre del Liceu y miembro de LiceXballet y con la producción artística de Josep Maria Serracant, de Músics per a la Cobla.

Hablamos con Tomás Manyosa quien nos contó como surgió la idea: “Sabía que la Cobla Barcelona, Emili Vendrell y Joan Magrinyà, habían hecho esa gira en 1937. Busqué y encontré cosas. Un programa, fotos, lista de canciones y bailes que llevaban en programa Vendrell y Magrinyà, etc. Un amigo de Sabadell, Jaume Nonell, también había buscado sobre todo por el lado de la Cobla Barcelona e intercambiamos documentación. Entonces propuse a Juventudes Musicales de Sabadell repetir uno de esos conciertos. 


Xavier Benaque, Nora Guirbau, Ezequiel Casamada y
La Cobla Mediterrània en "Per tu Ploro"
Foto: Laia Manyosa
Creí interesante hacerlo por varios motivos: ya que hace ahora 80 años justos de aquel concierto, por la situación política actual en Cataluña y por la indudable calidad de la música. Música de Cobla, música catalana para canto y piano, (Toldrà, Zamacois, Vives) y música española (Falla, Granados, Turina ...) y por otro lado, música de Cobla, piano y canto, piano solo y piano y danza. Artísticamente muy interesante”.

Sobre la posible recuperación del trabajo del Mestre comenta Tomás: «Creo que sí, que ahora que aún estamos a tiempo, se deberían recuperar las coreografías del Mestre Magriñá. Tanto de técnica clásica, como escuela bolera y español. Tenemos todavía por suerte, gente que las recuerda. Asunción Aguadé, Guillermina Coll, Carme Cavaller y otros. Cuando estaba en la junta de Licexballet (ahora no estoy en la junta) habíamos hablado de recuperar coreografías y filmarlas en vídeo, no sé si esto sigue adelante.»

Respecto a Xavier Benaque, explica Tomás «Ahora sí le conozco. Antes no. Bueno, tal vez recuerdas que le vimos en el Quijote de la CND en Sant Cugat. Bailaba en el cuerpo de baile. Para hacer el espectáculo «Cataluña 1937», Guillermina Coll y Xavier Bagá nos recomendaron a Xavier Benaque y lo cierto es que no podían haber hecho una recomendación mejor. Fui a dos ensayos. Uno con la pianista, Nora Girbau, y otro con la Cobla Mediterránea. Con la pianista tuvieron muy buena conexión y tenían muchas complicidades. Con la Cobla también muy bien. Xavier es muy elegante, tiene muy buena técnica y transmite sensaciones a los espectadores. Magnífico en la Escuela Bolera, con unas castañuelas excelentes y en Español también muy bien.»


Xavier Benaque en "Bolero".
Foto: Laia Manyosa

«En el Bis, se obsequió al público con la sardana «Per tu ploro» de Pep Ventura con Cobla, piano, tenor y bailarín. Xavier puso unos pasajes con castañuelas. ¡Fue fantástico!» concluye Tomás.

También contamos para este artículo, con algunas aportaciones del propio Xavier, recogidas de alguna entrevista publicada con ocasión de la noticia de su participación en el espectáculo y confirmadas por él mismo para Ballet y más: Cuenta Xavier que la técnica clásica siempre la trabajó "muy a fondo desde mis tiempos de formación". De hecho, en el conservatorio ya tomaba clase con los alumnos de danza clásica, y luego danza española. "Siempre ha estado en paralelo a mi carrera de danza española. Los bailarines de esta técnica hacemos Escuela Bolera, que requiere de una técnica clásica muy fuerte. Siempre ha estado conmigo, la he tenido activa".

En una entrevista radiofónica (entrevista completa aquí) habló concretamente de su preparación para el espectáculo ‘Catalunya 1937. Música i dansa en temps de la República'.

“Me vinieron a buscar porque consideraron que yo podia encajar en el perfil de Joan Magriñá, que era un bailarín muy completo para la época. Se trata de una fiel reproduccion del recital tal y como se hizo en el año 1937, a partir del programa que encontramos de la función que se hizo en en Teatre Tivoli de Barcelona al finalizar la gira. El quid de la questión está en que no existe ninguna filmacion, ni tampoco documentos gráficos de Joan Magriña bailándolo."

Cobla Mediterrània. Foto: Laia Manyosa
"A nivel coreográfico es aportación mía inspirándone en la época y en el personaje. Ha sido un reto porque he creado unas coreografías tratando de ser lo más respetuoso posible con el original, teniendo en cuenta un contexto y una época. Las seis coreografías las he creado de forma conservadora, pero dándole un tinte de modernidad porque el propio Magriñá fue una persona muy avanzada a su época a nivel mental, de visión escénica y de baile, así que sí, que a pesar de intentar ser respetuoso, le he dado a la vez mi punto particular y algo de mi esencia»

«Lo que principalmente ha cambiado en estos ochenta años, que se dice pronto pero es mucho tiempo, es que ahora vamos a un ritmo mucho mas acelerado. El ejercicio ha sido también hacer los pasos pausándome, hacer mio eso de que menos es más»

"Se va a conservar el formato «simple» minimalista, somos el mismo número de artistas que estuvieron ahí, es un espacio al aire libre y los medios técnicos también son muy escuetos o sea que en ese sentido también va a ser un reflejo de lo que era en la época. El repertorio mezcla músicas populares con músicas de culto. En la primera parte hay un compendio de sardanas, garrotín, bolero… y en la segunda parte tenemos grandes compositores como Falla, Albéniz, Granados… es un programa muy rico. 

Hay un pequeño detalle que quise añadir a una de las coreografías en este caso el garrotín: teníamos una foto de Joan en una pose en ese baile y yo intuí que estaba haciendo un gesto particular de manos y pregunté a Tomás si era esa la postura correcta y él me lo ratificó, porque una amiga recordaba que hacía ese paso en esa coreografía y es que ¡hay tan poco desde lo que partir!, solo fotografías y no muchas.... "


Xavier Benaque y Nora Girbau en "La Vida Breve"
Foto: Laia Manyosa
«Se trata de un encargo, me han dicho que debo coreografiar y que debo interpretar, ha sido un trabajo que he compaginado con otros trabajos que he tenido, pero ya llevo tres semanas inmerso en ello. Yo creo que el espectador se va a encontrar un tipo de danza que no estamos acostumbrados a ver. Lo interesante es que se puede ver un espectáculo de pura tradición catalana, pero a la vez muy rico a nivel cultural y de interpretación porque es un cómputo de muchas cosas. Además, después de ochenta años seguimos hablando de guerra, seguimos hablando de república y seguimos hablando de refugiados, así que creo que tanto a nivel artístico como a nivel social vale la pena»

Xavier Benaque tiene claro de dónde viene y hacia dónde hay que ir. Ya de forma más directa para Ballet y más, añade el bailarín y coreógrafo: «Tanto la danza clásica como la danza española han sufrido, desde la disolución del Ballet del Liceu, un cierto rechazo institucional que parece llegar a su fin en la actualidad, con grandes apuestas para el mundo del ballet catalán, como el proyecto BNC en Terrassa o el «Plà Impuls per a la dansa» ya aprobado por el ex Conseller de Cultura Santi Vila.»

Y añade: «Mi lucha queda, o sigue, en hacer ver en mi tierra -aunque actualmente resida en Madrid- una danza española fuera de clichés, prejuicios o imágenes mal concebidas, que quedan en el imaginario colectivo proveniente de los años de dictadura. El arte es arte en todas sus manifestaciones y yo sentí ese jueves 6 de julio, a un público sorprendido y emocionado con un bailarín atípico que bailaba algo que parece flamenco (así es como se conoce) pero que tiene una escuela, técnica y línea expresiva, muy particulares

Nora Guirbau y Ezequiel Casamada. Foto: Laia Manyosa
Me encantaría poder llegar a más sitios con este espectáculo para dar a conocer esas danzas, esa historia, de la cual venimos también y de las que, además, Barcelona y el Liceu, fueron protagonistas… Siempre se habló de la escuela bolera Madrileña, Sevillana y Catalana, y los principales bailarines de este estilo del XIX salían de los teatros catalanes. Joan fue la figura que supo continuar con la tradición decimonónica de bailes nacionales (escuela bolera, danza española) y bailes extranjeros (ballet).»

Carme Cavaller, bailarina solista del Ballet Titular del Gran Teatre del Liceu y actual directora de Licexballet fue una de las afortunadas asistentes al espectáculo y nos comentó: “Xavier estuvo espléndido en la interpretación, muy elegante y con un gran sentido del ritmo. Ha trabajado el papel con mucha ilusión y él mismo ha realizado las coreografías que son magníficas”.

Albert Ferrer Flamarich en su crónica para El Diari de Sabadell publicó: “La jornada fue embellecida visualmente por un bailarín con domino de la capa y las castañuelas en unas coreografías bien ideadas y respetuosas”

También nos comentó Tomás Manyosa que la idea es repetir este espectáculo, ojala así sea, como también esperamos que la empresa apuntada por él mismo, de retomar algunas coreografías del Mestre Magrinyà para rescatarlas del pasado y conservarlas como un tesoro, como testimonio de una tradición que si existió, siga viva y pueda impulsarnos a un futuro para la danza en este país, como muy bien ha descrito Xavier Benaque más arriba. Ojala así sea.

Curriculum de Xavier Benaque García

Xavier Benaque en Bolero
(Foto de archivo de Lucrecia Díaz)
(Barcelona, 1991) Comienza sus estudios de danza en el Institut del Teatre de Barcelona. Compagina su formación trabajando como profesional en la compañía Carmen y Matilde Rubio (Ballet Español de Murcia), bailando las coreografías: Tanguedia de Rojas y Rodríguez y Póker Flamenco de José Antonio. Ganador del Premio del Público en el XIII Concurso Nacional Ciudad de Castellón y becado para las compañías de Antonio Najarro y Antonio Márquez. En 2009, finaliza sus estudios e ingresa en el Taller Estudio del Ballet Nacional de España.

En 2011 estrena con el Ballet Nacional de España "Negro-Goya", coreografía de José Antonio en los Festivales de Santander y Granada. Ese mismo año realiza una gira por la India con Gloria Mandelik Dance Company, bailando como solista roles de ballet y danza española. Ha trabajado en el Fringe Festival de Edimburgo junto al guitarrista Ricardo García, con el espectáculo Flamenco Roots y forma parte de la Compañía de Aída Gómez bailando papeles de solista en todos sus espectáculos: Carmen, Permíteme Bailarte y Almas. También en 2012, baila junto a Jesús Pastor la coreografía Katarsis, como solista de estilo neoclásico.

De 2012-2015 forma parte del Cuerpo de Baile del Ballet Nacional de España, bajo la dirección de Antonio Najarro, bailando como solista en el espectáculo Sorolla. Así mismo en 2015, obtiene el Grado Superior de Danza en la especialidad de Interpretación de Danza Española, en el Conservatorio Superior de Danza “María de Ávila” de Madrid. En diciembre de 2015 estrena junto a la Compañia Nacional de Danza, el ballet Don Quijote, con coreografía de José Carlos Martínez, haciendo gira nacional durante la temporada 2015-2016.

Maestro invitado en el curso de verano internacional, Ibstage 2016, celebrado en el Institut del Teatre de Barcelona y vocal en el Ier Encuentro con profesionales de las Artes Escénicas 2016, en Albacete.

En 2017 comienza su relación con el Teatro de la Zarzuela de Madrid, bailando en las producciones: Zarzuela en Danza, Enseñanza Libre-La Gatita Blanca, todas con coreografía de Núria Castejón. Participa en el Festival Internacional de Música de Sabadell como bailarín solista en el espectáculo Catalunya 1937. Música i dansa en temps de la República junto a la Cobla Mediterrania. Otros estudios complementan su formación: Profesor del Método Pilates, obtenido en Nature Pilates con Ricardo Jaramillo. Maestro del método en el estudio de pilates Orfila3 de Madrid.


martes, 11 de julio de 2017

Gran homenaje a Bejart en Peralada

t'M e Variations (Foto: Miquel González)
 
El Festival Castell de Peralada (Girona) abrió su edición 2017 ( Jueves 6 y viernes 7 de Julio) con
Béjart Fête Maurice, un homenaje al gran coreógrafo de la mano de su propia compañía, el Bejart Ballet Lausanne, dirigida desde su fallecimiento por el que fuera  su discípulo Gil Román.

Cristina Ribé
El programa elegido muestra exactamente lo que hace hoy la compañía. Para empezar, una pieza  nueva , coreografiada por Gil Román y estrenada el 16 de diciembre de 2016 en el Beaulieu Theatre, Lausanne t´M et variations, inspirada en las cartas personales que Béjart le enviaba casi cada día y que él, confiesa, no respondía jamás. Se trata de una especie de diario en el que el discípulo responde al mentor a través de los bailarines. La obra es de estética simple y un tanto radical, luces tenues, vestuario sencillo y dos músicos en escena junto a los bailarines. Dos percusionistas que crean sus propios instrumentos y dan lugar a  un juego dancístico muy original, vivo, libre, basado en los tempos, los ritmos, los bailarines varían sutilmente la coreografía adaptándose a la música cambiante.

Bhakti III. Kateryna Shalkina y Connor Barlow (Foto: M.G)

Y tras la novedad, aparece la tradición: Béjart Fête Maurice, es una cuidada selección de la obra de Maurice muy festiva con diferentes personajes y temas que el coreógrafo francés adoraba. Escenas de conjunto y  Pas de Deux  que incluyen fragmentos de Hamlet, con música de Duke Ellington; Bhakti, con música religiosa hindú; de 1789…et nous, con el tercer movimiento de la Novena de Beethoven ; de Héliogabale, con música tradicional del Chad… o de Dibouk, con ritmos tradicionales judíos : “ una pieza muy poco representada, que es magnífica coreográficamente. La gente conoce  el Bolero, y la Consagración, y mi deber es hacerle descubrir muchas de sus maneras de hacer, porque Maurice no era sólo uno. Tenía capacidad de saltar entre estilos. Podía hacer las cosas más clásicas cuando era considerado el coreógrafo más moderno de su época, y luego más contemporáneas cuando le consideraban ya un clásico” afirma Román.

Gil Román y la compañía (Foto: M.G.)



Todos estos fragmentos realizados por bailarines en pointe o  descalzos, variaciones míticas o desconocidas, estractos festivos que rememoran al artista, al gran soñador que fue Maurice. Nos encontramos ante  un homenaje a la humanidad de Béjart, no se trata de una antología ni de un manifiesto ,es un espectáculo por el más puro placer de la danza.