viernes, 23 de noviembre de 2012

Marie-Agnès Gillot / Merce Cunningham - Opera de Paris

Loïc le Duc
Traduccion : Carolina Masjuan
El maestro Cunningham y la aprendiz de coreógrafo Gillot. El programa mixto de la Ópera de París podría sorprender gratamente. Decepciona. Brigitte Lefèvre, directora de danza, ha querido asociar a la recuperación de "un día o dos" la creación de la bailarina étoile Marie-Agnès Gillot que concibe aquí su primera coreografía para el Ballet de la Ópera de París. 


"Bajo las apariencias" 
Foto : Julien Benhamou - Opera nacional de Paris 
Marie-Agnès Gillot ha hecho suyo el proceso creativo del coreógrafo americano, asociando artistas de todas las disciplinas. Laurence Equilbey, director de orquesta y director musical del coro Accentus, ha diseñado un drama musical compuesto por el Agnus Dei y el Kyrie de la Misa N º 2 en Si menor de Bruckner, una pieza para clave de Ligeti y extractos de la Rothko Chapel de Morton Feldman. Olivier Mosset transpone sus pinturas abstractas en un decorado original en el que patio y jardín se cruzan y se invierten. Walter Van Beirendock, creador de una moda anticonformista, ha diseñado un vestuario extraño y provocativo: Pinos de tul, avispas gigantes y cohetes rosas habitan este universo misterioso y extravagante. Y sobre un suelo negro, liso y ultra brillante, la bailarina étoile-coreógrafa, lanza chicos y chicas, calzados con puntas, en unos largos deslizamientos. Decisiones que forzosamente restringen el vocabulario coreográfico que se limita a los ports de bras, epaulements y portés estáticos. Y como "Bajo las apariencias" supone ser una reflexión sobre la punta, la bailarina étoile- coreógrafa trata, en vano, de encontrar un lenguaje masculino con este objeto sagrado. Pero, allí donde Edouard Lock ("Amjad") sobresale, Marie-Agnès Gillot fracasa : hay una flagrante falta de fluidez en el escenario, asumiendo un riesgo que muchas veces hace aguas. A causa de un deseo, destacado y repetido, de des-sexualizar, a ultranza, algunos códigos? O porque la coreógrafa y sus intérpretes no han ido al fondo de esta toma de riesgo ¡o cuan reivindicado! y no han explotado el arte de la caída? Es una pena, porque la implicación de los intérpretes es obvia ... y Chaillet Vincent, perfecto.

Vincent Chaillet / Laetitia Pujol
"Bajo las apariencias" - Foto : Philippe Petit 

"Un día o dos", que sigue, es de un calibre muy diferente. Encargo de 1973 de la Opera a Merce Cunningham y su compañero, John Cage, esta pieza desconcertó al público .... Y alteró las costumbres de la Gran Casa : Mientras que Cunningham trata de hacer experimentar a los bailarines experiencias que les son totalmente extrañas, la orquesta manipula cajas de cartón, se ofusca de una libertad que la deja circular entre tres grupos de ejecutores y amenaza con negarse a interpretar la partitura de Cage. Los decorados y el vestuario minimalistas de Jasper Johns, otro representante de la vanguardia artística del otro lado del Atlántico, se suma al desconcierto del público. Hoy, más que nunca, "Un día o dos" destaca como una obra legible, accesible y sofisticada. 

"Un dia o dos
Foto : Julien Benhamou - Opéra nacional de Paris
Eclosión de velocidades, división de partes del cuerpo. Coordinación virtuosa de juego de piernas, movimientos inéditos de espalda y brazos. Cambios de dirección y de ritmo. Cabe señalar, en el rango de movimiento sugerido, la riqueza de la técnica desarrollada por Cunningham que da a todas las partes del cuerpo una igual importancia en el gesto. Lo cual no impide un dominio virtuoso por parte de los bailarines del ballet de la Ópera de París, aunque tengan demasiada tendencia a redondear los ángulos, a embellecer los portés. Simon Valastro está deslumbrante, Florent Magnenet sorprendente. Uno se imagina el alcance y la complejidad del trabajo de los intérpretes en este espacio desestabilizado, sin recurrir a una referencia emocional o figurativa. Las mismas condiciones que requieren del espectador otra manera de ver. El público se encuentra confrontado a una nueva danza, una danza no narrativa, sin relación aparente con la música; muchos momentos diferentes y simultáneos se presentan en el escenario, sin comunidad rítmica ni formal, y sin que nada indique una jerarquía entre ellos. 

"Un dia o dos
Foto : Julien Benhamou - Opéra nacional de Paris

El espectador de Garnier debe aprender a elegir lo que observa o a mirar varias cosas al mismo tiempo sin que, en ausencia de un hilo musical o dramático, pueda, de buenas a primeras, identificar una lógica o una coherencia. Sesenta minutos de pureza y felicidad. "Un día o dos" es sin duda una joya del repertorio contemporáneo.



Bajo las apariencias (Sous apparence)
Laetitia PujolAlice RenavandVincent Chaillet 
y el corps de ballet de la Opera nacional de Paris

Choréografia : Marie-Agnès Gillot

ARS NOVA Ensemble Instrumental
Choeur Accentus
Direction musicale : Laurence Equilbey

Un dia o dos (Un jour ou deux)
Stéphanie RombergFlorian MagnenetFabien Révillion 
y el corps de ballet de la Opéra nacional de Paris

Choreografia : Merce Cunningham
Musica : John Cage.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada